martes, 4 de noviembre de 2008

Zumo de soledad

Cuando la vida drena su herida
con sentimientos a la deriva,
y el tiempo solo deja
recuerdos para olvidar...

Cuando la melancolía
gana el pulso a la razón,
cuando el miedo te enfría
la llama del corazón.

Cuando la nada es el todo,
el lodo te cubre el alma
y naufraga en la mar en calma
el barco de la pasión...

Te vas sin decir adios
sin llanto ni despedida,
no hay flores en la avenida
de la desolación.

Cuando la vida tortura
ni Indiana Jones encuentra la cura
que saque de tus entrañas
telarañas y dolor.

Cuando la vida golpea
la alegría se estropea.
Qué amargo dejaba el jugo
del zumo de la soledad.

Cuando la puta ansiedad
te confunde los caminos...
eran tantos los molinos
contra los que luchar...

Y te vas sin decir adios
sin llantos ni despedidas,
no hay flores en la avenida
de la desolación.

Y te vas sin decir adios
sin ganas ni despedidas,
no hay luces en la avenida
de la desolación...

No hay comentarios: